SIEMPRE JOVEN.

Todo el mundo desea mantenerse joven y superar las barreras que interpone el envejecimiento a lo largo de la vida. Y, aunque la vida eterna no existe, sí puede mejorarse ésta con la incorporación de ciertos hábitos saludables como el ejercicio físico o una buena alimentación. En este sentido, existen alimentos que pueden favorecer, al menos, la producción de energía y la prevención de enfermedades relacionadas con el paso de los años.

Obviamente, si quisiéramos consumir a lo largo de una jornada todos los alimentos que nos sugieren los expertos de los muy diversos campos, no daríamos descanso a nuestro estómago. De ahí que, al menos conviene procurar estar al tanto de qué es recomendable para poder tomar decisiones correctas en cualquier momento en que decidamos comer algo..

A la hora de preparar el menú, lo ideal es incluir, en la medida que sea posible, opciones como espárragos,  alubias, lentejas, guisantes o espinacas dados sus efectos sobre la salud mental y el aprendizaje, lo cual ayudará a mantener una mente viva y fresca, signo inequívoco de juventud. Igualmente reconocidas por sus utilidades para reducir la fatiga, mejorar el desarrollo psicomotor y el rendimiento intelectual, son las verduras de hoja verde, los champiñones o la quinoa. A ellos se unen los canónigos, lechugas, coles de Bruselas y frutos secos por su alto contenido en ácido fólico, esencial para el desarrollo del sistema nervioso durante la etapa fetal y primeros años de vida. Finalmente, la coliflor, las setas (altamente beneficiosas por su aporte de polisacáridos) o el maíz, entre otros, permitirán prevenir el insomnio, la pérdida de memoria y la depresión gracias a la vitamina B5 que contienen.

Se pueden también elaborar recetas a base de, arroz y trigo integrales, champiñones,  soja, patatas o aguacates para lograr un tono muscular adecuado y retrasar el envejecimiento  o bien acompañar con cacahuetes, semillas de calabaza y sésamo para mejorar la circulación sanguínea en el cerebro gracias a la arginina.  Aunque, algunos de estos alimentos, a los que se añaden las espinacas, el brócoli o la coliflor, también protegen el corazón y resultan beneficiosas para enfermedades como la epilepsia mioclónica, migraña, fatiga crónica, cáncer, parkinson, fibromialgia o depresión.

Otros de los nutrientes que contribuyen a conservar el organismo en un estado capaz de afrontar con dignidad y fuerza el paso del tiempo, es la vitamina C. Defiende de las bacterias y virus pero también de los radicales libres, de ahí que cuando se trata de comer fruta, es aconsejable optar por los kiwis, naranjas o fresas, por ejemplo.

En otras palabras, bastaría con comenzar a realizar un pequeño fondo de armario gastronómico que incluya gran parte de estos alimentos para diseñar, a partir de ellos, menús que, sin duda alguna, van a favorecer, y mucho, la capacidad del organismo para defenderse contra el envejecimiento. Por nuestra parte, en Casa Urrutia, os ofrecemos primeros y segundos, que incorporan patatas, verduras y otros productos ecológicos o postres con diversas semillas para aportar nuestro granito de arena a vuestra eterna juventud!. 😉 

Fuente:  cuerpomente.


Pre-reserva